domingo, 22 de marzo de 2009

El disco del año

Volví después de dos meses. En estos dos meses se estrenaron muchas películas. Algunas me gustaron otras no pero ninguna me dio ganas de escribir. Pero apareció Years of Refusal el último de Morrissey y la emoción fue tal que acá estoy escribiendo de vuelta.


No me importa que discos vayan a salir de acá a fin de año, no me importa que bandas vengan a tocar (¡DEATH TO RADIOHEAD!), no me importa que festival de rock auspiciado por vaya a saber que marca inventen, el acontecimiento musical del año es sin lugar a dudad el último disco de Morrissey.
El disco empieza bien alto con Something is squeezing my skull y no decae nunca. Ya la primera canción contiene no solo uno de los riffs de guitarras más potentes y que invitan automáticamente al baile sino que también tiene una de esas frases marca Morrisey: “There is no love in modern life”. ¿Es acaso esta otra de esas canciones de Morrissey en donde se lamenta porque el amor le esquivo? Y sí. ¿Pero por qué debería de hablar de otra cosa? Siempre hablo de eso y lo va a seguir haciendo. Pero lo que convierte a Morrisey en un genio es que siempre habla de lo mismo pero logra encontrarle la vuelta para que se vea como nuevo.
El año pasado el acontecimiento roquero también estuvo a principios de año. El recital de Bob Dylan. Me acuerdo de haber con mi viejo y que el se quejaba porque no había podido reconocer ni una sola de las canciones que había tocado Dylan. A lo que yo le conteste que lo mejor que tenía Dylan era justamente eso. Cuando comezó el recital costaba reconocer que estaba tocando Rainy Day Woman pero en cuanto uno reconocía la canción se daba cuenta de que estaba escuchando a un tipo preocupado por retrabajar los materiales con los que trabaja. Esto hace que Dylan y Morrissey estén emparentados. Y pasando de un dispositivo al otro (¡Un saludo para Oscar Traversa!) con David Cronenberg. Ayer vi eXistenZ por primera vez y no pude evitar relacionarla con Cuerpos Invadidos y pensaba que Cronenberg había logrado una nueva obra maestra a partir de una de sus viejas películas (tan buena como la nueva).
El disco tiene 11 canciones aparte de la ya mencionada Something is squeezing my skull. Entre ellas está I’m throwing my armas arround Paris que es una canción hermana de You have killed me y por que no también de Everyday is like Sunday. Hay algo que las une y creo que son esos arreglos “orquestales” (a falta de una mejor palabra. Hablar de arreglos orquestales hoy en día en el rock es ya un cliché). Arreglos que me hacen acordar al Bowie de Time (Alladin Sane) o Five Years (Ziggy Stardust).
All you need is me y That’s how people grow up son canciones que ya se pasaron por las radios. Por lo menos Kabul las pasaba. Son ese tipo de canciones que uno se aprende la letra al toque y no puede hacer otra cosa que cantarlas durante semanas. Son puntos muy altos del disco pero las palmas se las lleva It’s not your birthdate any more. Es imposible no emocionarse con esa canción. La emoción con la que canta esa canción conmueve hasta las lágrimas. Además tiene una declaración de amor que nadie en toda la historia de la poesía romántica ha logrado escribir (¡Fuck you Neruda!): “All the gifts that they gave can't compare in any way to the love I am now giving to you right here right now on the floor”.
También es imposible no saltar cuando se escucha I’m OK by Myself (¡Ese bajo!) que es pura emoción punk.
¡Morrissey no te mueras nunca! I’m gonna miss when you are gone.

El hombre equivocado

Years of refusal (2009)
Grabación: Londres 2007
Sello:
Decca/Polydor(UK); Attack/Lost Highway (US)
Producción:
Jerry Finn
Ingeniero: Seth Waldmann
Fotografía: Jake Walters (tapa); Travis Shinn
Personal:
Morrissey; Boz Boorer; Jesse Tobias; Solomon Walker; Matt Walker; Roger Joseph Manning Jr.; Mark Isham; Jeff Beck; Michael Farrell; Kristopher Pooley; Kristeen Young; Chrissie Hynde

Un video de Something is squeezing my skull

1 comentario:

La perla irregular dijo...

Esta crítica me entretuvo, me hizo reír, me dio a pensar y por sobre todas las cosas me dio ganas de bajarme el disco de Morrisey, del cual escuché algunos adelantos de una calidad tal, como la que Morrisey nos tiene acostumbrados! nunca defrauda!

Celebro la vuelta del hombre equivocado!!!! :)

gracias por pasarrr

gracias por pasarrr